ODONTOPEDIATRIA

ODONTOPEDIATRIA

¿A partir de cuando pueden aparecer caries?

La caries de la primera infancia (caries del Biberón) puede producirse desde el mismo instante en que aparecen los primeros dientes en la boca del niño. Desde este mismo instante, es conveniente empezar la limpieza bucal mediante una pequeña gasa húmeda.

La Sociedad Española de Odontopediatría defiende que la primera visita al dentista se realice al primer año de vida, e incluso durante el último trimestre del embarazo, como se propone desde numerosas Academias reconocidas a nivel mundial; tales como la academia norteamericana, la europea, la inglesa y la sueca, principalmente.

¿Cómo se tratan las caries en los niños?

Habrá que diferenciar entre dentición primaria o permanente ya que, en función de la patología que presente el diente, el tratamiento podrá ser diferente dependiendo del tipo de dentición de que se trate.

Si la lesión llega al nervio y estamos ante dientes temporales se realiza una pulpotomía o tratamiento del nervio que nada tiene que ver con las endodoncias realizadas en dientes definitivos. Si la caries no afecta al tejido nervioso del diente, se realiza una obturacion convencional (empaste)

Cuando la caries es my profunca se aplican unas coronitas metálicas, poco estéticas pero muy utiles. Su objetivo es actuar como mantenedor de espacio a la espera de la erupcion del diente permanente, a la vez que facilita que el niño pueda masticar bien. De hecho, la mayoría de los tratamientos de ortodoncia que se realizan en la actualidad son generados por perdidas de espacio en dentición temporal.

Sólo se extrae el diente cuando no hay más remedio; es decir, cuando la infección obliga a su extracción porque se han destruido las raíces del diente y éste es inviable. En estos casos, siempre hay que instalar un mantenedor de espacio para evitar que se pierda el espacio necesario para la erupcion del diente permanente.

¿Puede afectar al diente definitivo?

Cualquier infección en el diente temporal que progrese por la raíz puede provocar una bolsa de pus que afectará al diente permanente. A veces los dientes definitivos salen con malformaciones, manchas o lesiones provocadas por la infección que tuvo el diente de leche en su día y no se trató de forma adecuada. Por este motivo, es recomendable llevar a los niños al especialista en odontopediatría cada 6 meses para que les revisen los dientes y poder prevenir las posibles enfermedades que pudieran aparecer.