Noticias de Interés

Noticias, consejos y publicaciones relacionadas con la salud bucodental.

La anestesia y los miedos a ella

La anestesia y los miedos a ella
Comentarios desactivados en La anestesia y los miedos a ella

Algunos tratamientos odontológicos son muy dolorosos y quizás esto puede causar miedo al dentista. Sin embargo, para evitar malestares e incomodidades, existe la anestesia.

Es un compuesto que se aplica en procedimientos complicados que te harán sentir menos ansiedad y pánico. Basta con un pinchazo para evitar el dolor.

En las clínicas dentales es frecuente su aplicación. Pues, es la única manera de que los pacientes se sientan seguros al momento de poner su estética dental en las manos del especialista. La forma más común en la que se suministra es como anestesia local.

Sin embargo, dependiendo de la complejidad del caso, tu especialista podría considerar aplicarte anestesia general. En ambas elecciones, para eliminar la sensibilidad en el área afectada, el compuesto actuará sobre las raíces nerviosas.

Derechos del paciente odontológico

Cuando un paciente está por someterse a la aplicación de anestesia, tiene derecho de estar informado sobre las implicaciones que tendrá la sustancia en su cuerpo. En este sentido, tu odontólogo deberá suministrarte todos los datos para que te sientes seguro.

Es común que te preguntes:

  • ¿Cómo se coloca la anestesia?
  • ¿Por cuánto tiempo se mantiene el efecto?
  • ¿Cuál es el grado de dolor?

Ante estas inquietudes, recuerda que tu dentista siempre estará capacitado para manejar estos compuestos. Por lo tanto, puedes solicitarle cualquier información.

Tipos de anestesia

Anteriormente, mencionamos que existen dos tipos de anestesia: la general y la local. La anestesia local se relaciona a la pérdida de sensibilidad por corto tiempo, de acuerdo con la Academia Americana de Odontopediatría.

Aseguran que, en este procedimiento, el odontólogo aplica la inyección de un medicamento que retirará la sensibilidad del lugar. Generalmente, en el interior de las encías o mejillas. Durante este tiempo, estarás despierto y consciente. Solo no sentirás dolor en esa zona.

En contra parte, el efecto de la anestesia general dura un largo periodo en el que estarás dormido y respirando por una cánula. Este tipo de anestesia es aplicada por un Médico Anestesiólogo debido a la complejidad de su suministro.

¿Qué sentirás cuando te apliquen el anestésico?

Los expertos en salud bucal afirman que durante la aplicación de la anestesia el dolor es mínimo y soportable. Solo sentirás un pinchazo. Específicamente, la aguja penetra en los tejidos depositando el compuesto y listo, el líquido hace su trabajo.

De igual modo, debes saber que, en algunos casos, el dentista puede recurrir a aplicar, en primera instancia, un anestésico tópico, mediante un algodón o espray. Esto, antes de proceder a la infiltración para que el paciente no sienta la penetración de la aguja.

En cuanto a los efectos de la anestesia, sentirás:

  • Adormecimiento de la zona.
  • Leve hormigueo.

Si la anestesia se aplicó en la zona inferior de la cavidad bucal, podrás sentir cómo se “duermen” tus labios, lengua y encías.  Y si se anestesió algún diente frontal, la sensación se expandiría hasta la nariz. Estas son reacciones normales por las que no debes preocuparte.

¿Cuánto tiempo permanece el efecto de la anestesia?

Afortunadamente para ti, debes saber que los efectos duran poco tiempo. En el caso de que se usen vasoconstrictores, los efectos pueden tardar 2 horas y, en algunos tratamientos, 4 horas. Todo dependerá del tipo de anestésico que se elija.

También depende de las características del paciente y de la capacidad que tenga su organismo para absorber el material aplicado. Además, de la cantidad de anestesia requerida para la magnitud de la intervención.

¿Cuáles complicaciones pueden generarse?

Esta pregunta es importante para disipar el miedo a estos procedimientos. Específicamente, en cuanto a la anestesia local, que es la más común, te comentamos que son pocos los problemas que se pueden presentar.

Sin embargo, ningún tratamiento está exento de que algo no deseable suceda. Las manifestaciones se pueden producir en forma de:

  • Hematomas o moretones
  • Dificultades para abrir la boca (trismus)
  • Infecciones
  • Parálisis del nervio facial
  • Desgarros, irritación o rasguños en los tejidos blandos
  • Parestesia
  • En muy pocas ocasiones, se pueden generar afectaciones del sistema nervioso central y cardiovascular

En ciertos casos también se pueden producir reacciones inmediatas desfavorables como:

  • Hipersensibilidad
  • Alergias
  • Sobredosis o su contrario
  • Rotura de la aguja
  • Toxicidad

En cualquier caso, te explicamos que los efectos colaterales de la anestesia en procedimientos odontológicos son esporádicos. De generarse, se disipan apenas pasa el efecto anestésico.

Efectos secundarios mayores

  • Incapacidad de parpadear porque se produce resequedad ocular. En este caso, el médico puede taparle los ojos hasta que pase el efecto.
  • Arritmia cardíaca: puede suceder por los efectos del fármaco vasoconstrictor. La aceleración del ritmo cardíaco puede durar uno o dos minutos. De ser así, comunícalo al dentista.
  • Daños a los nervios: de acuerdo a la Asociación Americana de Anestesia Regional es poco probable que en la anestesia local se genere daño en algún nervio. Si esto sucede, el malestar durará unas semanas o meses.

La aplicación de la anestesia dental no debe producir miedo al dentista. Basta con que establezcas una comunicación sincera con el especialista. Recuerda que estos procedimientos influirán en tu autoestima, así que la anestesia es un obstáculo menor. Con los resultados verás que todo ha valido la pena.